94.5 FM Valencia

Valencia Capital Radio
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Las directoras de la Fundación y del Área de la Mama del grupo sanitario, Mercedes Gozalbo y Julia Camps, acuden a la reunión del proyecto europeo que desarrolla un “aprendizaje en enjambre” para mejorar la precisión de la Inteligencia Artificial

Redacción Valencia Capital Radio

La Inteligencia Artificial no es el futuro, es el presente. Por eso, el grupo sanitario Ribera forma parte, desde hace varios meses, del equipo de trabajo del proyecto europeo ODELIA, cuyo objetivo es desarrollar un modelo avanzado de Inteligencia Artificial, que incluya un intercambio seguro de datos, en este caso para crear modelos predictivos y de seguimiento aún más personalizados para el cáncer de mama. Esta semana, el proyecto ha dado un nuevo paso para avanzar en una herramienta común, que permitirá intercambiar información de gran valor sin compartir los datos de las pacientes, con la reunión de trabajo a la que han asistido las directoras de la Fundación Ribera Salud y del Área de la Mama, Mercedes Gozalbo y Julia Camps respectivamente. “El próximo paso es que todos los integrantes empecemos a cargar imágenes y datos, para ayudar a aprender al modelo de IA”, explica la directora de la Fundación.

El prestigio internacional del Área de la Mama del grupo, liderado por la doctora Camps, y el gran número de pacientes atendidos en las unidades de mama de los hospitales Ribera, convierten a Ribera en un partner estratégico de este proyecto europeo. “ODELIA ayudará a mejorar los tratamientos individualizados de los pacientes y también será una herramienta para ayudar a predecir la enfermedad. Además, reducirá la incertidumbre sobre la evolución del cáncer de mama, gracias al modelo de predicción, así como la respuesta a los fármacos, lo que permitirá personalizar antes y con más certeza el tratamiento de las pacientes”, explica la doctora Julia Camps. 

El proyecto ODELIA es una solución descentralizada de aprendizaje automático en enjambre, que permite que varios colaboradores compartan información sin compartir los datos en sí de las pacientes, protegiendo la privacidad y la seguridad de los mismos, y permitiendo sin embargo que todos los colaboradores se beneficien del aprendizaje colectivo. Se preservan la gobernanza y la privacidad de los datos.

“Cuando las organizaciones sólo tienen acceso a sus propios datos, sus modelos de IA evolucionan basándose únicamente en la información sobre las personas con las que la organización ha trabajado o trabaja, lo que crea un sesgo en los modelos. Con el aprendizaje en enjambre, una organización puede combinar sus datos con los aprendizajes de otras organizaciones, aumentando la precisión y reduciendo el sesgo”, explica la directora de la Fundación Ribera Salud.

La próxima reunión del proyecto ODELIA tendrá lugar en primavera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Ir al contenido