94.5 FM Valencia

Valencia Capital Radio
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Redacción Valencia Capital Radio (COMUNICADO REMITIDO)

Hace unos días y en declaraciones en un procedimiento penal seguido contra ellos, Máximo Buch y Ernesto Bernia, siguieron manteniendo la versión de hechos de la creación y caída de Stator que pactaron en Diciembre de 2022 con JZI en su “Acuerdo Transaccional” y  esto, pese a que ya todos los Juzgados conocen que la versión que ahora mantienen, a Instancias de JZI y en cumplimiento de su compromiso, es contraria a la verdad que manifestaba BUCH en su Email enviado a su propio abogado y que por error envió a Antonio Aynat.

Las discrepancias entre el email y sus declaraciones notariales son enormes.

En su email, dice que nunca ocultaron la dependencia de Stator de Gedesco, que era evidente para todos los empleados de Gedesco, que a nadie se le ocultaba esta circunstancia y que existen centenares de pruebas documentales de que siempre fueron transparentes en lo referente a la dependencia de Stator de Gedesco.

Y en su declaración Notarial para ayudar a JZI y sus declaraciones Judiciales, mantienen que “un día que había consejo de GEDESCO le pidieron que me ausentase de la oficina para que los Consejeros no le vieran porque, preferían que no se enterasen de nada relativo a STATOR”.

En el email, dice a su Letrado que la venta de Faus se inicia a instancias de JZI a principios del 2019 a través del proyecto Gabriela, donde se valora el activo por 15 millones de euros, y que desde JZI se encargó al despacho Guardiola-Linde que se recabaran diversas ofertas. Que, en esta venta, JZI obtuvo 2,3 veces lo invertido para adquirirla y que Stator no recibió ninguna comisión por la venta.

Sin embargo, cuando declaran ante el Notario, dice Buch que la venta de FAUS fue gestionada principalmente por su socio D. Ernesto Bernia, que ya era consejero cuando la empresa era de JZI y él estaba en GEDESCO, Básicamente, me consta, dice, “que se intentó camuflar a JZI que detrás de la compradora estaba en realidad STATOR, dando apariencia de que era un tercero el comprador y no, como en realidad era el caso, los propios Sres. Rueda y Groth, junto al Sr. Aynat y el Sr. García”.

Dice igualmente en su email Máximo Buch que “ha estado varias veces en la sede de JZI en Madrid y se reunión en la sede de Pack Benefit con todo el consejo de Pack Benefit incluido el consejero de JZI Green-Armytage”.

Sin embargo, en la declaración Notarial asegura que jamás vio a nadie de JZI y que él sólo se entendía con Aynat que era el único que mandaba, sin que nadie de JZI tuviera ninguna intervención en GEDESCO

En este particular  hay que recordar que ya hay dos Sentencias, al menos, que dicen todo lo contrario: que era precisamente JZI quien ordenaba y mandaba en todas sus empresas participadas que no tenían más remedio que plegarse a sus deseos.

Siguiendo con su correo electrónico, Máximo Buch afirma que “fue Ole Groth quien comentó que PACK BENEFIT, participada por JZI, necesitaba financiación urgente. Buch y Aynat visitaron la empresa y participaron en un plan de viabilidad que requería 3 millones de euros, que fueron aportados por Gedesco, Miguel Rueda, Ole Groth y Philippe Fevre, a cambio de una garantía del 10% de PACK BENEFIT”.

Sin embargo, en su declaración notarial posterior, Buch ofrece una versión diferente. Según esta, fueron Rueda y Groth quienes negociaron directamente las condiciones de la operación con Aynat, sin conocimiento de JZI, y la participación de Buch y JZI se limitó a visitar la planta y recibir un informe.

Además, Buch reconoce que él y Bernia eran meros testaferros en Stator, y que en realidad el 80% pertenecía a Gedesco. Buch también admite que los correos electrónicos utilizados para las notificaciones eran de Gedesco o JZI, por lo que hablar de ocultación sería absurdo.

En resumen, según fuentes jurídicas del caso Gedesco, Buch ofrece dos versiones diferentes de los hechos, una en el correo electrónico y otra en la declaración notarial. Lo cierto es que, al parecer, los Juzgados y Tribunales de arbitraje, a la vista de la abrumadora prueba documental del email, el contrato transaccional con JZI, otro contrato liquidatorio por el que se repartirían Stator con JZI y que igualmente ha salido a la luz, y muy especialmente su empecinamiento en seguir contando la versión de hechos de JZI allí donde le dicen que lo haga, ya van dictando resoluciones en que recogen la imposibilidad de la nueva narración”.  

Después de haber sido destituidos de la gestión de Stator por supuesto desvío de activos, los exdirectivos Máximo Buch y Ernesto Bernia presentaron un arbitraje de emergencia para intentar recuperar el control de la empresa.

Sin embargo, el árbitro ha desestimado por completo sus pretensiones y les ha impuesto el pago de más de 150.000 euros en concepto de costas del proceso.

Según el laudo arbitral del pasado año, Buch y Bernia alegaron haber sido engañados por los otros socios de Stator, Aynat y sus asociados. No obstante, el árbitro afirma que la alegación de que los señores Buch y Bernia habían sido engañados cae por su propio peso a la luz de las pruebas presentadas.

De hecho, el árbitro señala de forma textual que “no cabe estimarse que exista una posibilidad razonable de que las pretensiones de la demandante (Buch y Bernia) prosperen”.

 Por lo tanto, se puede concluir que Buch y Bernia han intentado modificar su relato de los hechos, probablemente para favorecer a JZI y encubrir su propia responsabilidad en la situación de Stator. Sin embargo, los tribunales y el árbitro parecen estar teniendo en cuenta la prueba documental, incluido el revelador correo electrónico, para determinar la verdad de lo ocurrido.

COMUNICADO REMITIDO

Ir al contenido