Séptima victoria en Euroliga con exhibición de Cox en Szekszárd (54-75)

Valencia Basket saca la séptima victoria en EuroLeague Women tras un gran partido en Szekszárd con exhibición ofensiva de Lauren Cox incluida con 26 puntos. La mejor anotación de una jugadora taronja en Europa. El equipo arrimó el hombro ante las bajas de Torrens y Salvadores, junto a la habitual de Allen, para poder seguir soñando en los playoff de la máxima competición continental. Partiendo siempre de un esfuerzo defensivo colectivo, el equipo taronja se valió de un buen porcentaje en triple y del acierto de Cox para no dar opción a las húngaras. 7-3 y a seguir mirando arriba.

El conjunto taronja saltó a la pista con Cristina Ouviña, Elena Buenavida, Queralt Casas, Raquel Carrera y Lauren Cox. Inauguraba el partido Casas desde el triple. Gran defensa del equipo en el inicio del partido y aprovechando bien los espacios en ataque para golpear desde la línea de 6.75. Después del parcial de salida de 8-0, el técnico local pedía tiempo muerto. Cox ampliaba a 10 justo después y Wallace estrenaba a las suyas de tres transcurridos 4 minutos de encuentro. La anotación bajó un poco a continuación. Las defensas se imponían. Romero ponía el +11 con tiros libres. Goree recortaba a 9 al final del primer cuarto.

Wallace cerraba el pequeño parcial de 4-0 en el inicio del segundo desde el tiro libre, pero Cox no dejaba que fuera a más. Se producía ahora un intercambio de triples que favorecía a Valencia Basket. La pívot estadounidense, prácticamente infalible tanto de dos como de tres, empezó a abrir brecha. Carrera subía la renta a 17 puntos. Hebard frenaba el parcial con dos canastas consecutivas. De nuevo, era Cox la que impedía la remontada con otro triple. Después de la réplica de Goree también desde el 6.75 con un tiro liberado, Rubén Burgos paraba el partido con el objetivo de reordenar la defensa. El equipo cumplió en este apartado -con Carrera liderando en el rebote y robando- y además golpeó también en ataque de la mano de Romero. Volvía el +17. El técnico taronja paraba el partido para el último ataque antes del descanso. Jugada de saque perfecta finalizada por Cox, que se iba al descanso con 19 puntos. La misma ventaja que llevaba el equipo (20-39).

Ese acierto no bajaba tras el paso por los vestuarios. Cox continuaba a lo suyo. Con 5 puntos consecutivos en su cuenta ya llevaba más anotados que todo el equipo rival. La ventaja llegaba a los 22. Sin embargo, pasaron unos minutos por los que las taronja no encontraban tan bien el aro y Szekszárd aprovechaba para recortar, especialmente con tiros libres. Goree dejaba la diferencia en 15 puntos. Las húngaras estaban apretando mucho en defensa y el pabellón se estaba haciendo notar. Gülich frenaba el parcial y tomaba protagonismo en ataque. Ouviña completaba el 8-2, que colocaba el +21, y el entrenador local paraba el partido. Tras el tiempo muerto Romero subía la diferencia a 23, pero el conjunto húngaro respondía al parcial con contundencia con un 8-0. En esta ocasión era de nuevo Gülich la que lo paraba, para dejar la ventaja en 20 al final del periodo.

Las locales no habían dicho su última palabra y ahora ellas estaban encontrando más acierto. Studer reducía la ventaja visitante a 16 puntos. El colchón era bueno, pero Valencia Basket no podía confiarse. Lastraron las pérdidas de balón y el rebote, donde ellas estaban mejor durante estos minutos. El equipo no tardó en reaccionar y con un parcial de 6-2 volvía a tomar ventaja. El intercambio de canastas favorecía al equipo. De poco servían las canastas de Vivians, pues las de Rubén Burgos estaban encontrando alternativas para golpear en ataque y alejar cualquier posibilidad de remontada. A un minuto del final la ventaja superaba los 20 puntos, por lo que el triunfo estaba más que conseguido.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

También te puede interesar